No al desperdicio de alimentos


¿Sabías qué.. según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, alrededor de una tercera parte de los alimentos producidos en todo el mundo se pierde o desperdicia a lo largo de la cadena alimentaria? Así es, es impresionante la cantidad de comida que termina en la basura desde la producción agrícola hasta el consumo final en el hogar. Entre varios beneficios, reducir la pérdida o el desperdicio de alimentos significa contribuir al establecimiento de la seguridad alimentaria. Porque pensemos, por una lado cuántas personas padecen hambre y no tienen acceso a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente y por el otro cuántas personas desperdiciando alimentos a diario. Además significa la reducción de la huella de carbono y las emisiones de gases de efecto invernadero que se generan a partir del proceso de cultivar alimentos que no se consumirán y de la descomposición de materia orgánica. Al mismo tiempo, se contribuye al cuidado y protección de los recursos naturales, los cuales cada vez son más escasos. Porque recordemos, cuando tiramos comida, tiramos todos los recursos que se necesitaron para producirla y para que llegara a nuestro plato. En el campo, el agua, el suelo y la mano de obra; en su transporte el combustible; en su almacenamiento, la energía y en la comercialización, el mismo dinero que pagamos por ellos. Valoremos y agradezcamos cada alimento en nuestro plato, para esto hay que preguntarse de dónde vienen nuestros alimentos, cómo se producen, quién los produce, cuánto tiempo, recursos humanos, económicos y naturales se ocuparon para que llegara a casa. Personalmente, esto lo aprendí al iniciar y mantener mi huerto en casa, cuando te involucras en el proceso de producir tus propios alimentos, valoras el trabajo, recursos y tiempo que esto implica y es más difícil que llegues a desperdiciar un alimento. El prevenir el desperdicio de alimentos es un gran desafío y es un trabajo de todos, se deben realizar cambios a nivel sistémico, que incluye mantener buenas prácticas en el manejo de los alimentos después de su cosecha, el fortalecimiento de la infraestructura y la logística, mejorar instalaciones de almacenamiento, de cadena de frío y el transporte, la reorganización de los canales comerciales como restaurantes y supermercados, pero también se debe contribuir con cambios individuales a la hora de elegir, comprar y consumir nuestros alimentos. Y aquí, preguntas incómodas: ¿Cuántas veces en casa se ha echado a perder algún guisado, cuantas veces se ha dejado esa lechuga o esas calabazas hasta el fondo del refrigerador, cuántas veces se han tirado plátanos maduros, cuánto platos a la mitad se han tirado en restaurantes? Seguramente más de una vez, la buena noticia es que una vez que lo hacemos consciente, podemos tratar de evitarlo. La clave para evitar el desperdicio de alimentos en casa es una buena planeación desde las compras, tener un calendario semanal de qué voy a comer, qué día de la semana, tener una lista de qué y cuánto voy a comprar para saber específicamente qué necesito y no comprar de más. Importante: comprar local y de temporada. Entre menos transporte, menos cantidad de alimentos desperdiciados.

Digamos no a los parámetros estéticos elevados. Si vas a hacer alguna salsa, crema, sopa o licuado no es necesario que tus frutas y verduras sean perfectas. Elige a las que tienen imperfecciones. Otras estrategias que podemos aplicar para evitar el desperdicio de alimentos en casa: Ocupar lo que ya tengo en casa antes de comprar más o incluso de pedir a domicilio, aquí es importante la creatividad para crear un nuevo platillo. Ocupar al máximo tus verduras, un ejemplo: los tallos del cilantro, espinacas si se comen, integralos en tus platillos bien picados, otro ejemplo; la flor de jamaica después de ocuparla para hacer agua, consumela en taquitos con aguacate o como snack enchilado. Los restos que realmente no se pueden comer, integralos a tu composta. Consulta fechas de vencimiento para consumirlos a tiempo y evitar que se desperdicien. Investiga tips para guardar y conservar los alimentos. Lo básico es almacenarlos en recipientes cerrados y mantener tu refrigerador limpio. Algunas verduras se conservan mejor guardandolas con una tela absorbente, algunas otras en agua. Y la estrategia más importante, aprovechar el congelador para conservar por más tiempo lo que no se va a consumir pronto, ya sean guisados o fruta y verdura fresca, esta no pierde sus nutrimentos. Cuando acudas a restaurantes no te excedas, pide lo que sabes que te vas a acabar. En caso de no terminartelo, pídelo para compartir o para llevar (de preferencia en tu tupper) Te invitamos a reflexionar y a evitar el desperdicio de alimentos desde el día de hoy con pequeñas acciones que como consumidores podemos llevar a cabo a diario. “Nadie puede hacerlo todo, pero todos podemos hacer algo.” Liz Verey Referencias FAO (2021) La pérdida y el desperdicio de alimentos deben reducirse a fin de aumentar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad del medio ambiente. Recuperado de https://www.fao.org/news/story/es/item/1310444/icode/ FAO (2012) Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo. – Alcance, causas y prevención. Roma. Recuperado de. https://www.fao.org/3/i2697s/i2697s.pdf

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo